Si estás leyendo esto es que estás interesado en rebasar los límites de la medicina tradicional… interesado en maneras que el cuerpo utiliza para sanarse a sí mismo más allá de la utilización sistemática de medicamentos para paliar síntomas.

       Todas las terapias naturales (Homeopatía, Shiatsu, Acupuntura, Reiki, Reflexología etc…) tienen algo en común y es la creencia milenaria de que el cuerpo tiende a sanarse a sí mismo y que a través de él fluye una energía que permite que esto suceda.  Si esta energía se bloquea estancándose o fluyendo lentamente se predispone al cuerpo físico a enfermedades. Por ello todas las técnicas complementarias, en todas sus variedades, intentan restablecer el flujo de energía , siendo de gran ayuda a la medicina tradicional o alopática.

   El principio es claro:  

Los cambios energéticos siempre preceden a  los cambios físicos.

La sanación energética.

     Nuestro cuerpo físico está rodeado a nivel quántico de un entramado de fibras de luz y energía  que a su vez están conectadas con la energía universal. Este es nuestro sistema energético.

   Sanación energética es cualquier técnica que actúe sobre nuestro campo energético desbloqueando, equilibrando y habilitando nuestros circuitos de energía de una manera permanente.